Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación se centra en inversiones

El 30% de las tierras están degradadas y han perdido su valor real.
La tierra es valiosa. Invierte en ella

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación (WDCD, por sus siglas en inglés), celebrado cada 17 de Junio, este año se centrará en incentivar inversiones acertadas en la gestión sostenible de tierras.

El acento se pondrá en cómo los consumidores pueden regenerar economías, crear puestos de trabajo y revitalizar los medios de subsistencia y las comunidades, haciendo que los mercados inviertan en gestión sostenible de las tierras a través de nuestras elecciones de compra.

El acaparamiento de tierras y la tendencia a abarcar tierras productivas de manera precipitada, señalan el reconocimiento cada vez mayor de que el acceso a tierras productivas será crucial para la mejora en el futuro de la economía, la paz y la estabilidad.

Al desvelar el lema, Monique Barbut, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Secretaria Ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), afirmó que “el eslogan de la campaña, `Las tierras tienen un valor real. Invierta en ellas´, recuerda que la tierra es un activo tangible con un valor cuantificable por encima del dinero en metálico. Este valor se está perdiendo por culpa de la degradación.”

“Sin embargo, podemos incitar a los usuarios de las tierras a hacer uso de las prácticas de gestión de las mismas que mantienen las tierras productivas, simplemente con las decisiones que tomamos cada día a la hora de comprar lo que comemos, bebemos y vestimos”, aseguró Barbut.

El trazado de los impactos de nuestras decisiones individuales llevado a cabo por el informe Global Land Outlook muestra la imagen real. Un análisis de los alimentos consumidos en la ciudad de Londres muestra que cerca del 80% de éstos son importados de otros países. La ocupación del espacio en los Países Bajos muestra que el país necesita cuatro veces su área terrestre para alimentar a su población.

La convergencia de cuatro factores clave está provocando que los sectores públicos y privados inviertan en tierras que están siendo degradadas. En primer lugar, la tierra productiva puede ofrecer beneficios económicos ya que el aumento de la población que se prevé supone la existencia de un importantísimo mercado de bienes y servicios producidos en las tierras para el  futuro.

En segundo lugar, la demanda de alimento y agua será alta, debido a la continua pérdida de tierra productiva a través de prácticas de uso de las tierras pobres, empeoradas por el cambio climático. Esto afectará a la cantidad de tierra producida por  hectárea y las zonas en las que puede cultivarse alimentos esenciales.

En tercer lugar, la prisa por acaparar tierra productiva, anticipándose a estos cambios. Y en cuarto lugar, la presión política debido al desempleo crónico de los jóvenes y el aumento del número de migrantes económicos, desplazándose hacia núcleos urbanos y cruzando fronteras.

Los consumidores, con la adquisición de sus bienes cotidianos, pueden promover lo que es importante para ellos, como la lucha contra el desempleo y el hambre crónicos, o mantener la tierra sana y nuestras zonas recreativas agradables.

La campaña de 2018 ha sido diseñada para ayudar a los consumidores a alcanzar dos objetivos: Comprender tanto su propia huella ecológica como la de su red social; y comprometerse a adoptar un cambio en los bienes que compran, ayudando así a desplazar las demandas del mercado hacia inversiones que mantengan las tierras sin degradarlas.

Incluso los pequeños cambios individuales en los estilos de vida pueden tener impactos mundiales relevantes.

“Cada céntimo del consumidor determina el paradero de las inversiones del sector privado y del gobierno -bien hacia nuevas escenas de degradación de las tierras, bien hacia nuevas prácticas óptimas de uso de las tierras. No subestimemos cómo nuestras decisiones individuales transforman el mundo, hagamos elecciones prudentes con nuestras compras”, dijo Barbut.

El objetivo de desarrollo sostenible que busca alcanzar la neutralidad en la degradación de las tierras antes de 2030 supone una reacción relevante ante estos desafíos. Ayudará a recuperar las tierras degradadas, detener el acaparamiento de tierras, luchar contra el cambio climático, mejorar la producción de alimento y proporcionar agua potable.

La celebración internacional del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación será acogida este año por el Gobierno de Ecuador.

Ecuador promueve el consumo inteligente y saludable, y apoya el uso de prácticas de uso sostenible de las tierras, como la bioeconomía, que es un indicador de impacto del Plan de Desarrollo Nacional (2017-2020).

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas hace 23 años para que fuera celebrado por todos los países y aumentar así la sensibilización ciudadana con respecto al estado y las acciones prioritarias tomadas a escala global y nacional para revertir la desertificación y la degradación de las tierras y fortalecer la respuesta a la sequía.

Fuente: UNCCD

Un comentario sobre “Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación se centra en inversiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »