Compromiso latinoamericano para conservar el jaguar

Representantes de los gobiernos de América Latina, se comprometieron a trabajar conjuntamente para desarrollar e implementar acciones que aseguren la conservación del jaguar.

Reunidos en el Foro de Alto Nivel Jaguar 2030, celebrado en Nueva York, los representantes gubernamentales dedicaron la jornada a la “conservación de los grandes felinos”.

Esa especie (Panthera onca) es considerada indicadora de la “buena salud de los ecosistemas” y es el único gran felino de América, el tercero en tamaño en el mundo, antecedido por el león y el tigre y precedido por el leopardo, que se distribuye desde el sur de EEUU hasta el norte de Argentina.

El jaguar es considerado una especie “casi amenazada” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y está incluido en el primer apéndice de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres, que restringe el intercambio de ejemplares y sus partes.

Entre los países que enviaron a integrantes de los gabinetes de medio ambiente están Argentina, Belice, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Nicaragua, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam y Perú.

Los participantes acordaron “promover la investigación de este felino para contar con información que facilite la toma de decisiones y replicar y escalar los esfuerzos de conservación exitosos” y se pronunciaron “por impulsar mayores inversiones públicas y privadas, y facilitar mecanismos financieros para conservar la naturaleza y generar mayor conciencia sobre la importancia del jaguar”.

La conservación de este gran felino “requiere de acciones regionales coordinadas que promuevan la protección de sus hábitats, su conectividad y el desarrollo sustentable de las comunidades humanas con las que convive”, afirmaron los expertos en un informe.

El compromiso de los países implica “redoblar el esfuerzo para protegerlo, dado que la deforestación y fragmentación de su hábitat, la cacería, la escasez de sus presas y el tráfico ilegal han ocasionado la pérdida de más de la mitad de su área de distribución original, su extinción en dos países y la disminución de sus poblaciones”.

 

El foro fue organizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y las organizaciones internacionales Wildlife Conservation Society (WCS), Conservación Internacional (CI) y la organización no gubernamental Panthera, con apoyo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México.

 

Fuente: El Pais cr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »