Tolerancia y respeto, ni indulgencia ni indiferencia

En momentos en los que el extremismo y el radicalismo
violento van en aumento, la conmemoración del Día Internacional para la
Tolerancia es más importante que nunca.

Uno de los propósitos de las Naciones Unidas, expresados en su Carta Fundacional, es desarrollar y estimular el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinciones por motivos de raza, sexo, idioma o religión.

Es por ello que, en 1995 declaró el día 16 de Noviembre, como el Día Internacional para la Tolerancia, invitando a los Estados Miembro a celebrarlo fomentando la comprensión mutua entre las culturas y los pueblos.

La tolerancia no es
sólo un deber moral, sino un requerimiento político y legal para los
individuos, los grupos y los estados.

La Declaración de Principios sobre la Tolerancia sitúa a la tolerancia en el marco del derecho internacional sobre los derechos humanos, afirmando que esta no es indulgencia ni tolerancia, sino respeto.

La construcción de capacidades y las prácticas en terreno son herramientas centrales en el desarrollo de la tolerancia.

Si has llegado hasta aquí, es porque este contenido te interesa. Continúa leyendo y apoya este sitio ¡con sólo 1€ al mes! (12€ al año).

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Por favor acceder para comentar.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »