La Década de Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030

La Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGA, por su siglas en inglés) proclamó la Década de Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas.

La restauración de 350 millones de hectáreas de tierras degradadas de hoy al 2030 podría generar 9 billones de dólares en servicios ecosistémicos.

La pérdida de biodiversidad, producto y consecuencia de la degradación de las tierras, aumenta la vulnerabilidad frente al cambio climático y restringe la capacidad de adaptación de los ecosistemas que mantienen y mejoran los medios de vida de la humanidad.

En respuesta a la propuesta que, por iniciativa del Gobierno de El Salvador, se elevado meses atrás, contando con el apoyo de gobiernos y diversos órganos de las Naciones Unidas, el Decenio 2021-2030 fue adoptado el 1 de Marzo en Nueva York.

Esta declaración tiene por objeto ampliar masivamente la restauración del medio ambiente degradado o en proceso de degradación como medida para combatir el cambio climático y mejorar la seguridad alimentaria, el suministro de agua y la biodiversidad.

El Decenio se implementará dentro de las estructuras existentes y los recursos disponibles, apoyando la ampliación de los esfuerzos para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo.

En ese sentido, la Asamblea invitó al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA o UNEP, según las siglas en inglés) y a la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a dirigir la implementación del Decenio en colaboración con las Secretarías de las Convenciones Río (UNFCCC, sobre cambio climático; CBD, sobre Biodiversidad; y, UNCCD, sobre Desertificación).

La declaración del Decenio intenta servir como marco para revitalizar los acuerdos y compromisos internacionales existentes.

La resolución enfatiza los acuerdos en el marco de esas Convenciones, como las Metas Aichi y el Marco de Biodiversidad Mundial post-2020, el Acuerdo de País y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Junto con los acuerdos anteriores, la presentación realizada por El Salvador, destaca el Desafío de Bonn y las iniciativas regionales para alcanzarlo, como la Iniciativa 20×20 en América Latina y la Iniciativa de Restauración del Paisaje Forestal Africano AFR100, a través de las cuales hay, en  57 países compromisos de restauración por más de 170 millones de hectáreas.

La resolución para la declaración de la Década de Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030 alienta a los Estados a incorporar el concepto en las políticas públicas y planes nacionales, subnacionales y locales para abordar las prioridades de desarrollo y los desafíos causados por la degradación de los ecosistemas.

La degradación de los ecosistemas afecta actualmente a 3.200 millones de personas vulnerables en todo el mundo, especialmente en África, Asia y América Latina.

Artículo de redacción
Fuentes: IISD, PNUMA| Foto: Lynn Wagner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »