Acuerdan un plan para llevar a nuestro planeta hacia un futuro sostenible

El 15 de Marzo, en Nairobi, la Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente sentó las bases para un cambio radical hacia un futuro más sostenible.

El máximo órgano en la toma de decisiones ambientales, propuso un nuevo modelo de desarrollo donde la innovación se aprovechará para enfrentar los desafíos ambientales, como el uso de plásticos desechables, de manera que el desarrollo ya no diezmará más la tierra.

Después de cinco días de negociaciones en la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-4, según las siglas en inglés), los ministros de más de 170 Estados Miembro presentaron un plan audaz para alcanzar esa transformación, y acordaron que el mundo necesita acelerar el paso hacia un nuevo modelo de desarrollo para respetar la visión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.  

La declaración final, dejó en claro que existe una profunda preocupación por temas como la contaminación de los mares, el calentamiento global y el ritmo peligroso al que se están agotando los recursos del planeta.

En ese sentido, se comprometieron a abordar soluciones innovadoras para adoptar patrones de producción y consumo sostenibles.

Textualmente, la declaración final subraya que la protección y gestión de los recursos naturales “cimientan el desarrollo económico y social”, objetivos generales y requisitos esenciales para el desarrollo sostenible.

Con un mejoramiento de las “estrategias nacionales de gestión de recursos con enfoques y análisis completos de ciclo de vida” se debe buscar alcanzar economías de bajo consumo de carbono y eficientes en recursos.

Además de comprometerse a promover sistemas alimentarios sostenibles mediante el fomento de prácticas agrícolas resilientes, combatir la pobreza a través de la gestión sostenible de los recursos naturales, y promover el uso y el intercambio de datos ambientales, los ministros acordaron reducir significativamente los productos plásticos de un solo uso.

Para ello se proponen “reducir de manera significativa los productos plásticos de un solo uso para el año 2030”, trabajando con el sector privado “para encontrar productos asequibles y respetuosos con el medio ambiente”.

Para abordar las brechas graves en el conocimiento, los ministros prometieron trabajar más en la producir datos ambientales internacionales comparables al mismo tiempo que mejoran los sistemas y tecnologías nacionales de monitoreo.

 “El mundo está en una encrucijada, pero hoy hemos elegido el camino a seguir”, dijo Siim Kiisler, presidente de la cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y Ministro de Medio Ambiente de Estonia.

“Hemos decidido hacer las cosas de manera diferente. […] Tenemos las soluciones innovadoras que necesitamos. Ahora debemos adoptar las políticas que nos permitan implementarlas”, añadió Kiisler.

Posterior al cierre de la Asamblea, los delegados adoptaron una serie de resoluciones no vinculantes donde se especifica la logística para transitar hacia un modelo de desarrollo sin precedentes.

Entre otros, las resoluciones abordaron el uso de incentivos y medidas financieras, para promover el consumo sostenible, y al mismo tiempo alentaron a los Estados Miembros a poner fin a los estimular al consumo y la producción insostenibles.

Un aspecto clave de la reunión fue la necesidad de proteger los océanos y los ecosistemas frágiles, en particular respecto a la basura y los microplásticos.

La necesidad de actuar con rapidez para hacer frente a estos desafíos ambientales fue destacada en una serie de informes exhaustivos publicados durante la Asamblea.

Uno de ellos es el de Vínculos Globales: una mirada gráfica al cambio en el ártico, que advierte sobre el rápido deshielo del permafrost que podría incluso acelerar el cambio climático y descarrilar los esfuerzos para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de temperatura global a 2°C.

Otro de gran impacto fue el sexto informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, la evaluación más exhaustiva y rigurosa sobre el estado del planeta, donde se advierte que millones de personas podrían morir prematuramente a causa de la contaminación del agua y del aire para 2050 a menos que se tomen medidas urgentes.

Producido por 250 científicos y expertos de más de 70 países, el informe dice que el mundo tiene la ciencia, la tecnología y los recursos financieros necesarios para avanzar hacia un desarrollo más sostenible, pero los políticos, los empresarios y el público deben respaldar ese cambio.

Fuente: UNEP/Foto: 1J2A1984NataliaMroz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »