Retroceso glaciar provee pistas para combatir la desertificación

El contenido bacteriano del suelo que se forma detrás de un glaciar ártico en retroceso podría brindar información para los intentos de rehabilitación de tierras sometidas a la desertificación.

Investigadores de KAUST (King Abdullah University of Science and Technology, Arabia Saudita), analizan el contenido bacteriano del suelo que se forma detrás del retroceso del glaciar Ártico de Midtre Lovénbreen en la isla de Svalbard, Noruega.

“Los microbios son el principal factor responsable de la formación del suelo, ya que son la única forma de vida capaz de vivir en condiciones extremas donde el agua y los nutrientes son escasos”, explica Marco Fusi, uno de los coautores del estudio. “Su adaptación a tales condiciones desencadena los mecanismos que forman el suelo, permitiendo que los musgos y las plantas se asienten. Los glaciares en retroceso ofrecen un modelo único para estudiar cómo se forma el suelo a partir del lecho de roca“.

El equipo tomó muestras del suelo expuesto por el retroceso del glaciar y categorizaron las muestras de suelo según su etapa de desarrollo: “suelo estéril” representaba los sitios que tenían hasta 43 años, “suelo en desarrollo” era de sitios 66 y 106 años, y el “suelo maduro” provenía de los dos sitios que tenían 156 y más de 1.900 años.

El contenido microbiano del suelo varió ampliamente dependiendo de su etapa de desarrollo y entre los suelos a granel y la rizosfera dentro de cada etapa. Las bacterias asociadas con la fertilidad del suelo se enriquecieron cada vez más en la rizosfera a medida que el suelo se desarrollaba más. Las comunidades bacterianas en suelos a granel fueron más complejas en sus primeras etapas de desarrollo.

“Los microbios mejoran la estructura del suelo que determina una mejor retención de agua y disponibilidad de nutrientes. De esta manera, actúan como bio-acondicionadores que contribuyen al establecimiento y la supervivencia de las plantas “, dice Fusi. “Los microbios que colonizan estos suelos áridos en desarrollo podrían representar una herramienta prometedora para proteger proyectos de agricultura y rehabilitación en ambientes áridos“, dice.

Ramona Marasco, también postdoctorada y coautora de KAUST, indica que “A pesar del muy diferente régimen de temperaturas de Svalbard en comparación con Medio Oriente, estos dos ambientes tienen dinámicas y procesos similares que se rigen por la escasez de agua y la retención deficiente de agua“, y agrega que “Esto podría proporcionar pistas para comprender los procesos que ocurren durante la desertificación en ambientes cálidos y áridos”.

El equipo ahora está examinando el papel de los microorganismos en los suelos cálidos y áridos de Arabia Saudita y África, incluida su influencia en las plantas de cultivo adaptadas al desierto.

 

Fuente: Kaust Discovery

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »