Cumbre de inversores sobre riesgo climático

La lucha contra el cambio climático requiere líderes, metas ambiciosas, decisión, pero principalmente dinero.

A eso apuntaron las 450 compañías y líderes del mercado de capitales en la Cumbre de Inversores sobre Riesgo Climático (Investor Summit on Climate Risk).

A la cumbre, celebrada en Nueva York con la meta de acelerar el avance hacia una economía baja en emisiones de dióxido de carbono, asistieron inversores institucionales, administradores de fondos de pensiones estatales y ejecutivos de corporaciones.

La agenda se desarrolló para que la comunidad de inversores mundiales amplíe las acciones fundamentales para abordar el cambio climático y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, apuntando a tomar en cuenta la eficiencia energética, reducir las inversiones en combustibles fósiles como el carbón y alinear las inversiones con el histórico convenio firmado en la capital francesa.

“El cambio climático presenta un riesgo muy real y los inversores de todo el mundo deben analizar el impacto financiero del problema. Tenemos que aprovechar las oportunidades de inversión en iniciativas de energía renovable y bajas en carbono”, explica Joy Frascinella, uno de los responsables de transmitir la iniciativa a la comunidad global.

 

En la cumbre se sucedieron algunos anuncios: Nueva York adelantó que despojara de combustibles fósiles la cartera de sus fondos de pensiones y elevará los montos para las energías renovables a u$s 7 mil millones. El segundo fondo de jubilaciones más grande de Canadá también se comprometió a aumentar sus inversiones bajas en carbono en un 50% para 2020 y AXA, una de las aseguradoras más importantes del mundo, destinará casi u$s 15 mil millones a ese objetivo para la misma fecha.

Para la ONU, el cambio climático representa “un riesgo para el propio sistema financiero”.

Las empresas se comprometieron a reducir las inversiones en carbón y considerar el riesgo climático a la hora de tomar decisiones, aumentar la apuesta a las inversiones bajas en emisiones de carbono y a contemplar la eficiencia energética.

Tras la cumbre Naciones Unidas recordó que “los costos humanos de no abordar los riesgos climáticos son inmensos” y que “afectan el resultado final de las carteras de inversiones, los modelos comerciales y la integridad de las pensiones y los sistemas de ahorro”. Pero, sobre todo, “plantea un riesgo macroeconómico sistémico y un riesgo para el propio sistema financiero“.

 

Fuente: Ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »