Crecimiento de la movilidad eléctrica en América Latina

Mejorar la calidad del aire y enfrentar el cambio climático son los motores principales del creciente interés en la movilidad eléctrica en América Latina

La movilidad eléctrica se ha disparado durante los últimos años, con ventas mundiales de vehículos eléctricos en constante aumento, incluyendo automóviles, autobuses, motocicletas, entre otros.

El Durante 2015 las existencias de vehículos eléctricos apenas alcanzaban el millón a nivel mundial, mientras que en 2017 superó los 3 millones.

Aunque continúa representando apenas un 0,2% de del total de vehículos de pasajeros, la Agencia Internacional de Energía estima que, para 2020, la flota global de vehículos eléctricos podría alcanzar los 13 millones, llegando al 2030 a copar un 84% del mercado de autobuses.

El informe Cargando el futuro: el crecimiento de los mercados de automóviles y autobuses eléctricos en las ciudades de América Latina” de Diálogo Interamericano, aborda los temas críticos del transporte eléctrico en América Latina.

El informe analiza los resultados de casos de estudio de tres mercados urbanos de automóviles y autobuses eléctricos que han tenido crecimiento en la región: Bogotá, Ciudad de México, Santiago de Chile.

El sector del transporte es la fuente más grande de emisiones relacionadas a la energía en la región, responsable de alrededor del 47% de las emisiones; 37% de los automóviles, 10% del transporte público.

Por otra parte, muchas ciudades latinoamericanas sufren severa contaminación del aire, incluso superando los umbrales de concentración de contaminantes establecidos por la Organización Mundial de la Salud, debido al gran número de vehículos y la baja calidad de los combustibles.

Los estudios de caso muestran que las iniciativas para mejorar la calidad del aire y enfrentar el cambio climático son los motores principales del creciente interés en la movilidad eléctrica en América Latina.

La región presenta varias ventajas en relación a la producción de energía limpias, pues el 50% de la capacidad energética instalada proviene de energías renovables.

Por otra parte, los gobiernos buscan fortalecer la seguridad energética mediante la reducción de importaciones de combustibles fósiles, optimizando el rendimiento de las flotas de vehículos y mejorando el transporte público.

El informe promueve la electrificación masiva del sector de transporte junto a la descarbonización de la red eléctrica, destacando igualmente que, aún cuando la electricidad para cargar los vehículos sea producida en parte a partir de combustibles fósiles, los vehículos eléctricos emiten significativamente menos gases de efecto invernadero.

 

Fuente: The Dialogue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »