La segunda advertencia de los científicos a la humanidad

Mas de 15.000 científicos han participado en la publicación de un artículo que insta a tomar medidas de para frenar la destrucción del medio ambiente, la pérdida catastrófica de biodiversidad y evitar la miseria generalizada.

Encabezado por el ecologista William Riplle, el artículo hace un balance de los progresos desde 1992 y, de forma singular, reitera lo que 1.700 científicos independientes habían declarado en 1992: la humanidad no ha logrado avanzar lo suficiente en esfuerzos los desafíos ambientales previstos.

Si bien el balance reconoce la estabilización de la capa de ozono estratosférico, pero alerta sobre  desafíos tales como la disminución de disponibilidad de los recursos de agua dulce, la pérdida de la cubierta forestal, el declive de especies y el aumento de las emisiones de carbono.

“Resulta alarmante que la mayoría de ellos estén empeorando”, afirman los autores, que están especialmente preocupados por el posible cambio climático derivado del aumento de los gases de efecto invernadero causados por la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la producción agrícola.

“Además, hemos desencadenado un evento de extinción masiva, el sexto en aproximadamente 540 millones de años, en el que muchas formas de vida actuales podrían ser aniquiladas o al menos comprometidas a la extinción para fines de este siglo”, escriben.

Christopher Martius, científico principal del Centro de Investigación Forestal Internacional (CIFOR) que participó del informe, reflexiona que “los esfuerzos para abordar los problemas ambientales del mundo deben considerar concesiones y sinergias entre varios objetivos de conservación y desarrollo“, citando la existencia de poderosas coaliciones que se oponen a la acción climática.

“La industria basada en combustibles fósiles es muy poderosa” y los intereses comerciales pueden impulsar intereses políticos. “Juntos, estos intereses se han puesto de acuerdo contra la realidad científica y han relegado los esfuerzos en la mesa de negociaciones”.

Para mantener bajo control el impacto humano en el planeta, los autores piden una acción inmediata sobre 13 prioridades, incluida la protección de hábitats nativos, la restauración de paisajes forestales, el desarrollo de tecnologías limpias y una reducción en el desperdicio de alimentos. Estos esfuerzos requieren un esfuerzo concertado de científicos, medios de comunicación influyentes y miembros de la sociedad civil, para presionar a los gobiernos a que actúen.

Estas prioridades no deben considerarse de forma aislada, es necesario “entender cómo se conectan los problemas ambientales y cómo se relacionan con los diversos aspectos del desarrollo“, señala Martius. Los científicos deberán analizar los desafíos ambientales desde múltiples ángulos, desde los factores biofísicos, socioculturales, políticos y económicos, para una comprensión profunda de su complejidad desde una perspectiva holística del paisaje.

Después del análisis, los resultados deben regresar en proporciones manejables. Las agencias gubernamentales no tienen el tiempo ni los recursos para descifrar los informes, requieren instrucciones sencillas que puedan traducirse en acciones inmediatas que se ajusten a su mandato.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos de Desarrollo Sostenbie contribuyen a visibilizar sinergias entre los objetivos ambientales y de desarrollo.

 

Fuente: Global Landscapes Forum News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Google Translate »