Colaboración mundial para enfrentar los riesgos ambientales para la salud

ONU Medio Ambiente y la Organización Mundial de la Salud (OMS) firmaron un acuerdo de mutua colaboración para enfrentar los riesgos ambientales para la salud, que causan alrededor de 12.6 millones de muertes anuales.

Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, y Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, firmaron el 10 de enero en Nairobi un acuerdo para combatir la contaminación atmosférica, el cambio climático y la resistencia a los antimicrobianos, así como para mejorar la coordinación en gestión de residuos y productos químicos, calidad del agua, y alimentación y nutrición.

La colaboración también incluye la gestión de la campaña Respira la Vida, que busca reducir la contaminación del aire a favor de múltiples beneficios climáticos, ambientales y de salud.

“La mayoría de las muertes por causas ambientales ocurren en países en desarrollo en Asia, África y América Latina, donde la contaminación genera los mayores costos para la salud”, dijo Tedros.

La colaboración entre las dos entidades, se ocupará de: la Calidad del aire: un control más eficaz de la calidad del aire, incluida la orientación a los países sobre los procedimientos operativos estándar; evaluaciones ambientales y de salud más precisas, incluida la evaluación económica; y promoción, incluida la campaña Respira la Vida, que busca la reducción de la contaminación del aire a favor de beneficios climáticos y de salud.

También el Clima: Abordar las enfermedades transmitidas por vectores y otros riesgos para la salud relacionados con el clima, incluso a través de una evaluación mejorada de los beneficios para la salud derivados de las estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático.

El Agua: Asegurar un monitoreo efectivo de los datos sobre calidad del agua, incluso a través del intercambio de datos y el análisis colaborativo de los riesgos de la contaminación para la salud.

Residuos y productos químicos: promoción de una gestión más sostenible de los desechos y los productos químicos, especialmente en el área de los plaguicidas, los fertilizantes y el uso de antimicrobianos. La colaboración tiene como objetivo avanzar hacia una gestión responsable de los productos químicos en el ciclo de vida para 2020, un objetivo establecido en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible de 2012.

 

Fuente: El Espectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Google Translate »