Innovador modelo para proyectar el futuro de la humanidad

El modelo predictivo entrega los posibles escenarios que enfrentaría la humanidad en el futuro, de acuerdo al crecimiento poblacional, los servicios ecosistémicos, el desarrollo tecnológico y el avance cultural.

La vida en civilización ha generado alarmantes impactos en el planeta, por lo que muchos se cuestionan la adaptación de nuestra especie o vaticinan su posible “colapso”.

Investigadores del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) elaboraron un innovador modelo matemático que proyecta los posibles escenarios para la humanidad en el futuro, combinando los efectos del tamaño de la población sobre los servicios ecosistémicos, la cultura y la innovación tecnológica.

El ser humano pasó de ser cazador y recolector a vivir aglomerado en grandes ciudades, de la mano de un vertiginoso desarrollo tecnológico. Si bien la sociedad depende del medioambiente y sus servicios ecosistémicos, para la provisión de alimentos, agua o la fertilidad del suelo, las innovaciones tecnológicas han permitido el crecimiento exponencial de la población humana, motivando a su vez la aparición constante de nuevas tecnologías, dinámica cuya posible continuidad divide a disciplinas como la ecología y la economía.

“Siempre han existido dos grandes visiones: la Tierra como un planeta finito que no puede sostener un aumento constante de la población, y la mirada de que a través de la economía, el mercado y la innovación seremos capaces de solucionar todos los problemas. Nuestro trabajo trata de aterrizar este tema, diseñando por primera vez un modelo que incorpora la relación entre el tamaño poblacional, la tecnología y los impactos sobre los servicios ecosistémicos”, señala Pablo Marquet, quien junto a Vanessa Weinberger y Cristóbal Quiñinao elaboraron este modelo.

El tamaño poblacional y el avance tecnológico están íntimamente vinculados con la evolución cultural del Homo sapiens. Si hay más gente se produce más cultura, y con ello, la invención y perfeccionamiento de más tecnologías, cuyos posibles impactos positivos o negativos en los ecosistemas definen los diversos escenarios futuros para la humanidad, de acuerdo al modelo.

Existen varios posibles escenarios, entre ellos “una sociedad altamente tecnológica que se base en un desarrollo sustentable. Por otro lado se encontraría una comunidad donde existe hacinamiento, baja calidad de vida, y tecnologías de impacto ambiental negativo, como una matriz compuesta por energías contaminantes que emiten elevadas cantidades de dióxido de carbono, y en el extremo, el peor de los escenarios sería la extinción humana”.

En la actualidad, fenómenos como la pérdida de biodiversidad o el cambio climático nos recuerdan el rol de las tecnologías a la hora de mantener y mejorar los servicios que brindan los ecosistemas, lo cual es respaldado por el modelo matemático.

“Es fundamental la transición hacia tecnologías limpias y favorables, que frenen amenazas como la deforestación o desertificación, y que impulsen medidas de mitigación, restauración y conservación ecológica, manteniendo de esa manera los servicios ecosistémicos con buena salud”, recalcan los científicos.

 

Fuente: 24 horas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Google Translate »