Día de la lucha contra la Desertificación: Nuestra Tierra, Nuestro Hogar, Nuestro Futuro.

Campaña para incentivar la inversión en tierras degradadas, crear puestos de trabajo y aumentar los ingresos y la seguridad alimentaria.

“Nuestra tierra. Nuestro hogar. Nuestro futuro” es el lema para la celebración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación de este año, que se celebrará el 17 de junio.

El eslogan pone el acento en el importante papel que la tierra productiva puede desempeñar a la hora de revertir la actual ola migratoria de personas que abandonan sus tierras improductivas y convertirla en comunidades y naciones estables, seguras y sostenibles en el futuro.

“Mientras la migración está presente en la agenda política internacional de todo el mundo, algunas comunidades rurales se sienten ignoradas y otras abandonan sus tierras.  El problema muestra un creciente sentido de desesperanza debido a la falta de opciones y de sustento. Sin embargo, la tierra productiva es una herramienta atemporal para crear riqueza. Este año, involucrémonos en una campaña de reinversión en tierras rurales e impulsemos su enorme potencial como creador de puestos de trabajo, desde Burkina Faso hasta Chile, pasando por China, Italia, México, Ucrania o Santa Lucía”, dijo Monique Barbut, Secretaria Ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas de lucha contra la Desertificación (CNULD, o UNCCD según sus siglas en inglés).

“Las posibilidades de éxito en el presente son mayores que nunca. Más de 100 de los 169 países afectados por la desertificación y la sequía están estableciendo objetivos nacionales para frenar la degradación de las tierras antes del 2030. Investigar en la degradación de la tierra creará puestos de trabajo a nivel local y supondrá para las familias y los hogares una oportunidad de vida, lo cual impulsará además el fortalecimiento de la seguridad nacional y de nuestras perspectivas futuras de
sostenibilidad”, añadía Barbut.

“Desde principios de los 80 hemos rehabilitado tierras degradadas utilizando técnicas tradicionales como el Zaï, o adoptando nuevas técnicas, como la regeneración natural gestionada por el agricultor. Pretendemos alcanzar la neutralidad en la degradación de la tierra antes de 2030”, afirmó Batio Bassiere, ministro de Medio Ambiente, Economía Verde y Cambio Climático de Burkina Faso, país que alberga la celebración internacional de este año.

Burkina Faso albergó la Cumbre de jefes de estado para los países del Sahara-Sahel de 2005, en el que 11 países alcanzaron un acuerdo para restaurar tierra degradada en un tramo de 8.000 kilómetros que atravesaba el Sahel. Esta iniciativa es hoy en día mundialmente conocida como la Gran Muralla Verde del Sahara y el Sahel.

 

Fuente: UNCCD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Google Translate »