Humedales para la reducción del riesgo de desastres

Los humedales abarcan diversos tipos de ecosistemas tales como lagos, llanuras aluviales de inundación y manglares costeros y brindan toda una variedad de servicios importantes para las personas y el medio ambiente

Actúan como barreras naturales frente a los desastres, por lo que son valiosos para proteger a las comunidades que presentan un mayor riesgo y son más vulnerables a los efectos devastadores de las inundaciones, sequías y mareas de tempestad.

El hecho de que la frecuencia de los peligros naturales en todo el mundo se haya más que duplicado en solo 35 años, es muy preocupante. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) prevé que aumentará la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, ya que los efectos del cambio climático se sienten en todo el mundo, y ONU-Agua calcula que en torno al 90% de todos los peligros naturales están relacionados con el agua.

Los humedales bien gestionados hacen que las comunidades sean resilientes en caso de meteorología extrema y ayudan a minimizar los daños que causan esos peligros. Los humedales costeros tales como los manglares protegen de las inundaciones y sirven de barrera frente a la intrusión del agua salada y la erosión. Los humedales continentales como las llanuras de inundación, los lagos y las turberas absorben y almacenan el exceso de precipitaciones, reduciendo las inundaciones y retrasando el inicio de las sequías al almacenar agua.

Sin embargo, los humedales se están destruyendo o degradando más rápidamente que ningún otro ecosistema. Los datos más recientes indican que en el último siglo ha desaparecido el 64% de los humedales del planeta y que cada año perdemos el 1 % de los que quedan. Los humedales se drenan o degradan para abastecer la creciente demanda de agua y terreno para la agricultura, la industria y una población urbana en aumento. Es crucial que haya más voces que defiendan a los humedales, que más personas se informen sobre su valor y que se tomen más medidas decisivas para conservar y restaurar este valioso ecosistema.

Cada año, la Convención de Ramsar sobre los Humedales celebra el Día Mundial de los Humedales el 2 de febrero para crear conciencia en todo el mundo sobre la importancia de estos y la necesidad de conservarlos y utilizarlos de forma racional. Procuramos movilizar acciones mundiales que conduzcan a la conservación, la restauración y el uso sostenible de todos los humedales.

Se ha elegido este tema para centrar la atención principalmente en el papel de los humedales en la reducción del riesgo de desastres derivados de las inundaciones o las sequías.

Este año, para fomentar también la participación de los jóvenes, se ha organizado un Concurso de Fotografía entre el 2 de febrero y el 2 de Marzo

Los humedales también son vitales porque proporcionan alimento a más de tres mil millones de personas en todo el mundo y facilitan agua dulce y medios de vida a más de mil millones de personas. También son cruciales para la adaptación al cambio climático y la mitigación de este. De hecho, no se puede lograr un desarrollo sostenible si no tomamos medidas decisivas para su conservación.

Alentamos a los responsables de políticas, expertos y dirigentes comunitarios a considerar los humedales como soluciones extremadamente eficaces en función de los costos, beneficiosas para todos y con resultados garantizados para la reducción del riesgo de desastres. Los responsables de la adopción de decisiones deberían realizar esfuerzos considerables para integrar los humedales en las políticas y estrategias intersectoriales para la reducción del riesgo de desastres.

 

Declaración de Martha Rojas-Urrego, Secretaria General de la Convención de Ramsar
Día Mundial de los Humedales 2 de febrero de 2017

 

Publicado 02/02/2017 – Fuente: The Ramsar Convention

Novedades,

Comentarios

Se han desactivado los comentarios a este artículo.